Todas las reseñas

Reseña de mercados de divisas emergentes: semana baja para el real y el peso

En el corto período comprendido entre el 25 y el 27 de septiembre, la mayoría de las monedas de los países emergentes mantuvieron una posición pesimista. El precio del crudo Brent para el período se ajustó un 2.1 %, aunque se mantiene por encima de los 57 USD por barril. La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, en su discurso del 26 de septiembre dijo que sería imprudente detener la ejecución de la política monetaria, aunque la inflación no haya alcanzado todavía el nivel objetivo de 2 %.

Por lo tanto, esto confirma la intención de la Fed de elevar la tasa de interés y aunque este aumento puede no ocurrir antes de diciembre, los operadores de divisas en la mayoría de los países emergentes optaron por la especulación bajista.

El líder en crecimiento relativo para este corto período fue el tenge de Kazajstán, que se agregó 0.45 % frente al ​​dólar. También subió de precio frente al dólar el lari georgiano, aunque sólo un 0.18 %.

El líder del descenso fue el rand sudafricano (-1.89 %). El peso mexicano (-1.52 %), el real brasileño (-1.33 %), el rublo ruso (-1.12 %) y la lira turca (-1,09 %) cayeron significativamente frente al dólar. Casi un 1% perdió en valor, comparado con el dólar, la rupia india. Menos de medio punto porcentual cayó el yuan chino.

Eventos importantes

En Brasil, las estadísticas de balanza de pagos de agosto decepcionaron al mercado. El déficit de la balanza de pagos disminuyó, pero sólo un 11 %, de -340 000 a -302 000 millones de reales. El mercado, por su parte, esperaba una reducción del déficit de hasta -190 000 millones. La decepción con las estadísticas hundió al real.

En Turquía, el índice de confianza económica disminuyó de 106 a 102.8 puntos, lo que indica que la población y los empresarios aún no están seguros de que el país haya superado la crisis. Este dato tuvo un impacto negativo en el tipo de cambio de la lira.

En Kazajstán, el mercado de divisas se ha calmado tras el anuncio del jefe del Banco Nacional Daniyar Akishev de que hay una situación económica favorable en la república y no hay razón para preocuparse por una nueva ola de crisis. Aunque lo más probable  es que los operadores tomen esta declaración como una excusa para apostar a una especulación alcista y así inclinar ligeramente la balanza hacia un aumento en el tipo de cambio del tenge.

Deje su comentario